Articulos


Maria y los hermanos de Jesús

 

Quienes desean sostener que María permaneció virgen aún después del nacimiento de Jesús, sostienen que para los hebreos la palabra hermano significaba también primo o pariente. Sin embargo esta afirmación es absolutamente insostenible, puesto que el Nuevo Testamento está escrito en idioma griego, no en hebreo, y diferencia claramente las palabras ‘hermano’, ‘primo’, o ‘pariente’, aplicándolas correcta y congruentemente en  la Escritura.

He aquí algunos ejemplos significativos:

 

Marcos 6:3 “¿No es éste el carpintero, el hijo de María y hermano (adelfos) de Santiago, José, Judas y Simón? ¿Y no están sus hermanas (adelfai) aquí entre nosotros?» Y se escandalizaban a causa de él.” (Jerusalen)

 

Griegoouch houtos estin ho tektôn, ho huios tês Marias kai adelfos Iakôbou kai Iôsêtos kai Iouda kai Simônos? kai ouk eisin hai adelfai autou hôde pros hêmas? kai eskandalizonto en autôi.”

 

Adelfos     = Hermano

Adelfai      = Hemanas

 

Colosenses 4:10Os saludan Aristarco, mi compañero de cautiverio, y Marcos, primo (anepsios) de Bernabé.” (Jerusalen)

 

GriegoAspazetai humas Aristarchos ho sunaichmalôtos mou, kai Markos ho anepsios Barnaba.”

 

Anepsios  = Primo

 

Lucas 14:12Dijo también al que le había invitado: «Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos (adelfous), ni a tus parientes (suggeneis), ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa.” (Jerusalen)

 

 GriegoElegen de kai tôi keklêkoti auton, Hotan poiêis ariston ê deipnon, mê fônei tous filous sou mêde tous adelfous sou mêde tous suggeneis sou mêde geitonas plousious, mêpote kai autoi antikalesôsin se kai genêtai antapodoma soi.”

 

Adelfous         = Hermanos

Suggeneis     = Parientes

 

Otros dicen que cuando se habla de hermanos se hace referencia a los discípulos, si fuera así ¿Cómo explicar Juan 7:3-5?

 

Juan 7:3-5Y le dijeron sus hermanos (adelfoi): «Sal de aquí y vete a Judea, para que también tus discípulos vean las obras que haces, pues nadie actúa en secreto cuando quiere ser conocido. Si haces estas cosas, muéstrate al mundo.» Es que ni siquiera sus hermanos (adelfoi) creían en él.” (Jerusalén)

 

Griegoeipon oun pros auton hoi adelfoi autou, Metabêthi enteuthen kai hupage eis tên Ioudaian, hina kai hoi mathêtai sou theôrêsousin sou ta erga ha poieis; oudeis gar ti en kruptôi poiei kai zêtei autos en parrêsiai einai. ei tauta poieis, fanerôson seauton tôi kosmôi. oude gar hoi adelfoi autou episteuon eis auton.”

 

Además, no hay en el Nuevo Testamento referencia alguna a la perpetua virginidad de María, y por otro lado sería absurdo que después del nacimiento de Jesús, María se negase a tener relaciones con su esposo, cómo cualquier mujer sensata que elige el matrimonio ¿Dónde estaría la virtud de este comportamiento?

Pero veamos algunos ejemplos de lo que en realidad sucedió:

 

Lucas 1:34María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que no conozco (ginôskô) varón?” (Jerusalén)

 

Griegoeipen de Mariam pros ton aggelon, Pôs estai touto, epei andra ou ginôskô?

 

Mateo 1:25Y no la conocía (eginôsken) hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús.” (Jerusalén)

 

Griegokai ouk eginôsken autên heôs hou eteken huion; kai ekalesen to onoma autou Iêsoun.”

 

Ginôskô               = tener relaciones matrimoniales

ouk Eginôsken    = no tuvo relaciones matrimoniales

 

Ver: A Greek English Lexicon of the New Testament Frederick William Danker (Chicago) 3º edición página 200 2º columna

 

Ejemplos que se hallan en las Escrituras hebreas del uso y significado de la palabra ‘conocer’ entre un hombre y una mujer:

 

Génesis 4:1Conoció el hombre a Eva, su mujer, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: He adquirido un varón con el favor de Yahveh.” (Jerusalén)

 

Génesis 4:17Conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Henoc.” (Jerusalén)

 

Génesis 4:25Adán conoció otra vez a su mujer, y ella dio a luz un hijo, al que puso por nombre Set.” (Jerusalén)

 

¿Reconocía Jesús la autoridad de María cómo ‘Madre de Dios’?

 

Juan 2:4Y, cómo faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: No tienen vino. Jesús le responde: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.” (Jerusalén)

 

Lucas 11:27-28Sucedió que, estando él diciendo estas cosas, alzó la voz una mujer de entre la gente, y dijo: ¡Dichoso el seno que te llevó y los pechos que te criaron! Pero él dijo: Dichosos más bien los que oyen la Palabra de Dios y la guardan.” (Jerusalén)

 

¿Es entonces correcto dirigirse a María cómo mediadora o intercesora ante Dios?

 

Juan 14:6Le dice Jesús: Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre sino por mí.”

 

Hebreos 4:14Teniendo, pues, tal Sumo Sacerdote que penetró los cielos Jesús, el Hijo de Dios mantengamos firmes la fe que profesamos.”

 

1Timoteo 2:5Porque hay un solo Dios, y también un solo mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, hombre también.”

 

¿Ascendió María al cielo con su cuerpo carnal?

 

Al comentar la proclamación que hizo el papa Pío XII en 1950, estableciendo un dogma oficial de la fe católica, la New Catholic Encyclopedia (1967, tomo I, pág. 972) declara: “No hay ninguna referencia explícita a la Asunción en la Biblia; sin embargo, en el decreto de promulgación, el papa insiste en que las Escrituras son el fundamento esencial de esta verdad”.

Pero ¿En que lugar de la Escritura se halla este fundamento? Más bien se dice en ellas:

 

1Corintios 15:50Os digo esto, hermanos: La carne y la sangre no pueden heredar el Reino de los cielos: ni la corrupción hereda la incorrupción.”

 

Sin embargo María gozó del privilegio de ser designada por Dios para traer al mundo a su prometido Mesías y del magnífico y aún mayor privilegio, de recibir junto a otras ciento veinte personas, el Espíritu Santo que en el día de Pentecostés, los generó a todos cómo la primicia de los hijos de Dios que forman parte del cuerpo de Cristo.

 

Hechos 1:14; 2:1-4Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos … … Al llegar el día de Pentecostés, estaban todos reunidos en un mismo lugar. De repente vino del cielo un ruido cómo el de una ráfaga de viento impetuoso, que llenó toda la casa en la que se encontraban. Se les aparecieron unas lenguas cómo de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo y se pusieron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.” (Jerusalén)