Articulos


¿Infierno de Fuego?

 

La palabra infierno que se encuentra en muchas de las traducciones de la Biblia, viene de la latina infernus que quiere decir ‘inferior’, ‘debajo’, y traduce los siguiente términos:

el hebreo sheol

el griego hades

y el también griego gehenna

 

¿Cual es el significado de estas palabras en el idioma original?

Tanto la hebrea sheol cómo la griega hades se refieren a una tumba o sepultura, un lugar a donde toda la humanidad se dirige.

¿Cómo se emplea en las Escrituras?

Porque los vivos saben que han de morir, pero los muertos no saben nada, y no hay ya paga para ellos, pues se perdió su memoria. Tanto su amor, como su odio, como sus celos, ha tiempo que pereció, y no tomarán parte nunca jamás en todo lo que pasa bajo el sol. …10 Cualquier cosa que esté a tu alcance el hacerla, hazla según tus fuerzas, porque no existirá obra ni razones ni ciencia ni sabiduría en el sheol a donde te encaminas.” Eclesiastés 9:5-6,10.

Así pues, aquellos que bajan al sheol, al hades o al infierno, descienden simplemente a la tumba, y cómo la Escritura dice, su pensamiento desaparece por completo.

 

Una profecía de David con respecto a Jesús, dice:

Salmos 16:10 "Pues no has de abandonar mi alma al sheol, ni dejarás a tu amigo ver la fosa." (Jerusalén)

Salmos 16:10 "Porque no dejarás mi alma en el sepulcro1; Ni permitirás que tu santo vea corrupción." (Reina Valera)

 

1 original sheol

 

Esta profecía se cita también en el libro de los Hechos de los Apóstoles:

Hechos 2:25-27 porque dice de él David: Veía constantemente al Señor delante de mí, puesto que está a mi derecha, para que no vacile. Por eso se ha alegrado mi corazón y se ha alborozado mi lengua, y hasta mi carne reposará en la esperanza de que no abandonarás mi alma en el hades ni permitirás que tu santo experimente la corrupción.” (Jerusalén)

 

Hechos 2:25-27 Porque David dice de él: Veía al Señor siempre delante de mí: Porque está á mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y gozóse mi lengua; Y aun mi carne descansará en esperanza; Que no dejarás mi alma en el infierno2, Ni darás á tu Santo que vea corrupción.” (Reina Valera)

 

2 original hades

 

Comprendemos por esto que en la Biblia, las palabras sheol y hades se refieren al sepulcro donde reposan los muertos, y también la palabra latina infernus que se emplea para traducirlas a nuestro idioma y tiene el sentido de inferior o subterráneo, significa lo mismo.

 

Juan 5:28-29   "No os maravilléis de esto; porque vendrá hora, cuando todos los que están en los sepulcros3 oirán su voz; Y los que hicieron bien, saldrán á resurrección de vida; mas los que hicieron mal, á resurrección de condenación." (Reina Valera)

 

3 original hades

 

¿Qué es pues el Gehenna?

Refiriéndose a Jesús, Juan el Bautista afirmó:

En su mano tiene el bieldo para limpiar su era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará con un fuego que no se apaga.”

(Lucas 3:17) Y también Jesús había dicho a sus discípulos esta palabras alegóricas:

…si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a el gehenna, donde su gusano no muere y el fuego no se apaga; pues todos han de ser salados con fuego”. (Marcos 9:45-47)

 

Gehenna era el nombre griego del Géh Hinnóm, un valle estrecho y profundo situado al sudoeste de Jerusalén, y que se llama hoy Wadi er Rababi. Este valle servía de vertedero para las basuras de Jerusalén, pero también se tiraban allí los cuerpos de los condenados a muerte y ejecutados, que los judíos consideraban no merecedores de resurrección. Por razones higiénicas, los residuos estaban siempre ardiendo y el fuego se mantenía a base de azufre.

 

The New Funk & Wagnalls Encyclopedia (Nueva York, 1950), dice en el tomo 15, pág. 5576: “El valle de Hinón está cerca de Jerusalén, donde Salomón edificó a Moloc ‘un lugar alto’… …Por el hecho de que algunos de los israelitas …sacrificaron allí sus hijos a Moloc, el valle llegó a considerarse cómo un lugar de abominación. En un período posterior se hizo de él un lugar donde arrojar la basura, donde se mantenían fuegos perpetuos para evitar las pestes”.

 

El teólogo e investigador bíblico hebreo, David Kimhi (1160-1235), escribe del Géh Hinnóm en su comentario de los Salmos: “es un lugar fuera de los muros de Jerusalén, un lugar detestable donde eran arrojadas cosas impuras y cadáveres. Permanentemente ardía allí un fuego que quemaba las cosas impuras y los huesos de los muertos. Por esto el juicio de los malvados es llamado metafóricamente Géh Hinnóm”.

 

El Smith’s Dictionary of the Bible, tomo 1, pág. 879. bajo Gehénna dice: “. . . Llegó a ser el vertedero común de la ciudad, donde arrojaban los cuerpos muertos de criminales, y los cadáveres de animales y toda otra clase de inmundicia.”

 

El Gehenna se refiere a una destrucción sin retorno y por tanto eterna. El concepto del fuego eterno da una imagen de esta destrucción. No representa una tortura eterna si no la destrucción definitiva que por los siglos de los siglos está reservada a los malvados.

 

La idea de una tortura sin fin contrasta con las cualidades atribuidas a Dios, porque , cómo escribe Juan:

El que no ama, no conoce a Dios; porque Dios es Amor.” (Reina Valera) 1Juan 4:8. Además leemos Éxodo 34:6:

Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: Jehová, Jehová, fuerte, misericordioso, y piadoso; tardo para la ira, y grande en benignidad y verdad”. (Reina Valera)

 

El fuego eterno es por tanto la imagen de una destrucción total, una muerte sin posibilidad de retorno.

 

Dios no se complace en la muerte de ninguno, ni siquiera en la de los malvados ¿Cómo podría entonces complacerse en la aplicación de tormentos de duración eterna?

En Ezequiel leemos:

Diles: Vivo yo, dice el Señor Jehová, que no quiero la muerte del impío, sino que se torne el impío de su camino, y que viva”. Ezequiel 33:11 (Reina Valera)

 

Diles: Por mi vida, oráculo del Señor Yahveh, que yo no me complazco en la muerte del malvado, sino en que el malvado se convierta de su conducta y viva”. Ezequiel 33:11 (Jerusalén)