Articulos


Conflicto entre la tradición y la verdad

 

Cuadro de texto:

1     Seguramente habremos visto carteles con esta advertencia: “Peligro: Agua no potable”. Y es que en muchos lugares la gente debe tener cuidado con el agua de pozos y fuentes, porque en vez de sostener y proteger la vida, el agua que suministran es transmisora de organismos patógenos y contaminantes químicos.

 

También las aguas de la verdad pueden ser contaminadas

 

2     Y lo mismo ocurre en cuanto a la enseñanza religiosa, puesto que si hay en ella alguna cosa en conflicto con la verdad de la enseñanza apostólica, significa que ha asimilado contaminantes que la han degradado, y como el agua no potable, puede ser transmisora de una ceguera espiritual. Por este motivo, el aceptar crédulamente las tradiciones, las creencias y las costumbres que transmitidas de generación en generación, proceden de la ignorancia, de la superstición y de una interpretación religiosa de conceptos filosóficos, puede causar grandes daños espirituales al alejar a las personas de la verdad de Dios.

Por esto, aunque estemos convencidos de que nuestras creencias religiosas tradicionales se basan en la Biblia, es necesario analizarlas, examinándolas cuidadosamente. Si no lo hacemos así, podemos fácilmente equivocarnos cómo le ocurrió a Martín Lutero, que con la certeza de que estaba defendiendo las Escrituras, se aferró a la creencia tradicional de su tiempo y condenó a Copérnico. Debemos pues tomar ejemplo de los antiguos habitantes de Berea, que según el registro de Lucas, eran “más nobles que los que estaban en Tesalónica, porque recibieron la palabra con toda solicitud, investigando cada día en las Escrituras si las cosas eran así”. Hechos 17:10..11

 

3     Las creencias tradicionales que fueron integradas a los mandatos de Dios por los judíos a través de las interpretaciones rabínicas, impidieron a los que confiaban ciegamente en ellas, aceptar al Mesías que Dios les había enviado y escuchar su enseñanza. Por esto, cuando algunos judíos se quejaron a Jesús de que sus discípulos no cumplían con las tradiciones, él les respondió con otra pregunta, y dijo: “También vosotros ¿Por qué traspasáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?”. Mateo 15:1..3 ¿Cuál era el problema? Jesús lo identificó citando las palabras del profeta Isaías: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón se ha retirado lejos de mí, y en vano me rinden culto, ya que enseñan doctrinas que son preceptos de hombres”. Mateo 15:9 citando Isaías 29:13

Con esto Jesús les acusó de haber mezclado las verdades de la revelación divina, con las creencias originadas a partir de unas teorías humanas que las adulteraban y las dejaban sin efecto. Entonces les dio este ejemplo: “Moisés dijo: ‘Honra a tu padre y a tu madre y quien maldiga a su padre o a su madre, sea castigado con la muerte’. Pero cuando vosotros decís: ‘Si uno le dice a su padre o a su madre: “Lo que podrías recibir de mí como ayuda, lo declaro Korbán”, es decir, una ofrenda (a Dios), ya no le dejáis hacer nada por su padre y por su madre, anulando así la Palabra de Dios por la tradición que os habéis transmitido. Y hacéis muchas cosas semejantes a éstas”. Marcos 7:9..13 Así, Jesús mostró que la sabiduría humana había contaminado las aguas de la verdad, afectando negativamente la espiritualidad de los judíos.

 

La cristiandad contribuye a la contaminación

 

4     Los apóstoles y primeros discípulos de Jesús mantuvieron pura el agua de la verdad, pero después de su muerte, en la doctrina que ellos habían impartido se produjo una contaminación semejante la de los judíos. Muchos de los que afirmaban ser seguidores de Cristo, recurrieron a la autoridad de la tradición oral, para mezclar a la enseñanza apostólica nuevas enseñanzas. Según la Cyclopedia of Biblical, Theological and Ecclesiastical Literature, de McClintock y Strong (Enciclopedia de Literatura Bíblica, Teológica y Eclesiástica), algunos cristianos juzgaron que la tradición era la “instrucción que las primeras iglesias cristianas recibieron por boca de los apóstoles, transmitida desde la época apostólica, y conservada en toda su pureza hasta su propio tiempo”. Pero en realidad, la mayoría de las cosas consideradas tradicionales, fueron producto de las adulteraciones y de las ideas desacertadas. Como explica la misma Cyclopedia, estos conceptos ajenos a la Escritura, “no solo discrepaban de otras tradiciones, si no de los mismos escritos de los apóstoles que ellos tenían en su poder”.

De hecho, sabemos que estas cosas tenían que ocurrir, porque el apóstol Pablo había ya advertido en diversas ocasiones a los discípulos: “Vigilad que nadie os desvíe con sutiles razonamientos filosóficos, inspirados en el engaño y en la tradición humana y basados en los principios propios del mundo, no en Cristo”. Colosenses 2:8 Y aconsejaba a Timoteo: “Niégate a escuchar las historias falsas que cuentan las viejas, porque son contrarias a lo que es santo, y ejercítate en practicar la fe, porque si el ejercicio físico es útil para un poco, la práctica de la fe es útil para todo, ya que permite disfrutar de la vida presente y de la futura cuídate y cuida de tu enseñanza, persevera en estas cosas, porque al hacerlo te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan”. 1Timoteo 4:7..8

 

5     Hasta nosotros han llegado tradiciones y muchas enseñanzas religiosas con sus falsedades y supersticiones, que provienen de aquel entonces. Si las analizamos sin prejuicios, veremos que discrepan de las palabras de Jesús en los evangelios y también de los escritos de los apóstoles, dando cumplimiento a esta predicción de Pablo: “El Espíritu nos dice explícitamente, que en los últimos tiempos algunos apostatarán de la fe y prestarán oído a espíritus seductores y a doctrinas de demonios, siendo desviados por la hipocresía de unos impostores que tienen la conciencia insensible como la cicatriz de una quemadura. Estos prohibirán el matrimonio y mandarán abstenerse de alimentos que han sido creados por Dios para ser consumidos con agradecimiento por los que tienen fe y han conocido la verdad …1Timoteo 4:1..3 Estas palabras se cumplieron sin falta; la historia testifica de la profunda adulteración espiritual que la enseñanza tradicional de la cristiandad conlleva, y del daño que ha causado en sus gentes, que han sido cegadas “mediante la injusticia … a la verdad que les hubiese permitido salvarse”, 2Tesalonicenses 2:10 y han abrazado doctrinas que son contrarias a la revelación de Dios, como por ejemplo, el concepto de un dios trino totalmente extraño a la Escritura o el del infierno de fuego, que proviene del platonismo a través de la tradición farisea, lo mismo que la inmortalidad del alma humana, pero además, han sido inducidos a la idolatría o culto que se rinde a las imágenes que representan a santos y mediadores divinos, y a la ideología nacionalista, que es en todo, contrario a la enseñanza de Jesús de que todos los hombres son hermanos.

 

6     A través de los siglos, “el gran Dragón, la antigua serpiente, el que es llamado Diablo y Satanásque “está engañando a la humanidad entera”, Apocalipsis 12:9 ha seguido confundiendo la mente de las gentes por medio de diferentes conceptos engañosos, religiosos o no, que prometen una hipotética liberación. Y no es extraño, porque esta voluntaria tergiversación de la verdad comenzó con el hombre mismo, cuando desmintiendo la advertencia de Dios, Satán dijo a la mujer: “¡De ningún modo moriréis!Génesis 3:4

Por todas estas cosas, Pablo advierte a los discípulos que “de hecho, nosotros no combatimos contra carne y sangre, si no contra los gobiernos, las autoridades y los gobernantes cósmicos de estas tinieblas, o sea, contra las fuerzas espirituales malvadas que habitan las regiones celestes”. Efesios 6:12

 

Efectos de la contaminación espiritual

 

7     ¿Cuán grave es el daño que la contaminación espiritual puede causar?

Para hacernos una idea, pensemos en el daño que el agua contaminada puede causar en la salud física. Hay unos doscientos millones de personas que padecen esquistosomiasis, una enfermedad parasitaria, causada por un gusano llamado Quistosoma, que produce anemia, malestar, y en muchos casos, la muerte, y también quinientos millones de personas, que sufren de tracoma, una de las principales causas de ceguera. Estas son dos enfermedades de las muchas que se adquieren a través del contacto de la piel con aguas contaminadas, porque en el mundo hay dos mil millones de personas que no disponen de agua potable. Verdaderamente, esto es una enorme tragedia, pero también lo es el que tantos millones de personas debilitadas en sentido espiritual, estén ciegas o espiritualmente muertas, como resultado de la adulteración de las aguas espirituales o enseñanzas entregadas por Jesús, que había dicho para todos los hombres: “El que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, porque el agua que yo le daré será en él un manantial de agua que surge para la vida eterna”. Juan 4:14

 

8     Por causa de las doctrinas tradicionales, muchas personas están confundidas con respecto a la relación que existe entre Cristo y Yahúh, su Padre, y para mayor confusión, los traductores llamados cristianos, omitieron sistemáticamente el nombre de Dios, Yahúh, en las Escrituras Griegas Cristianas. George Howard dice en Journal of Biblical Literatura (Revista de Literatura Bíblica) “La eliminación del Tetragrámaton creó, a nuestro juicio, una confusión en la mente de los primeros cristianos gentiles en cuanto a la relación que existía entre el Señor Dios y el Señor Cristo”. En contraste con esto, Jesús había dicho a su Padre en oración: “He manifestado tu nombre a los hombres que me has dado en mundo; eran tuyos y me los has dado, y ellos han guardado tu palabra”. Juan 17:6 Y también enseñó a sus discípulos, a orar así: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre”. Mateo 6:9

Pensad también en la confusión, superstición y miedo que ha causado la idea de que el alma humana es inmortal y puede ser torturada eternamente en un infierno de fuego; una enseñanza opuesta a lo que la Biblia dice de la condición de los muertos, que esperan dormidos el momento de ser levantados por Dios en la resurrección.

Pero las tradiciones engañosas no solo dañan a los fieles de la cristiandad, porque ¿Cuántas personas están dedicadas a la adoración de sus antepasados o viven en constante temor de que los muertos vuelvan para hacerles daño?

Por otro lado, muchos japoneses creen que después de la muerte, sus espíritus se encontrarán en el más allá, y esta creencia ha inducido a algunos padres que se suicidan, a matar también a sus hijos. La obra An English Dictionary of Japanese Ways of Thinking (Diccionario inglés de los modos de pensar japoneses) explica: “En Japón no se condena siempre el suicidio, si no que a menudo se considera un modo aceptable de disculparse por un error grave … Incluso los casos de suicidios familiares se informan con un tono comprensivo”.

 

Comprobemos lo que las tradiciones encierran

 

9     En vista de que el seguir ciegamente las creencias y costumbres tradicionales puede ser perjudicial ¿Qué debemos hacer? El apóstol Pablo aconsejó: “Investigad todas las cosas”, pero solamente “retened lo que sea útil”. 1Tesalonicenses 5:21 También el apóstol Juan dijo a sus compañeros cristianos: “Amados, vosotros no pongáis fe en cualquier persona que se declare inspirada, ponedla a prueba para comprobar si su inspiración viene de Dios, pues han salido al mundo muchos falsos profetas”. 1Juan 4:1

¿Cuál es la autoridad que Dios ha provisto para identificar la falsedad? La única autoridad que hay, es la misma que Jesús empleó para acreditarse como el Mesías ante el pueblo de Israel; o sea la verdad de la revelación de Dios que está en las Escrituras canónicas hebreas y cristianas. Por esto escribió Pablo que “toda la Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar, para convencer, para corregir, y para educar hacia la rectitud, para que el hombre de Dios sea maduro y esté bien preparado para cualquier obra buena”.  2Timoteo 3:16 Y al final del libro que concluye la Biblia, leemos: “Yo, Jesús, envié a mi ángel para dar a conocer estas cosas a la congregación, yo soy la raíz de David y la fulgurante estrella de la mañana. El espíritu y la esposa dicen: ‘Ven’ y cualquiera que lo oiga, repita: ‘Ven’, quien que tenga sed, ¡Venga! y quien lo desee ¡Beba gratuitamente el agua de la vida!”. Apocalipsis 22:16..17

 

10     Jesús había rogado a su Padre por sus seguidores, diciendo: “Santifícalos con la verdad: la verdad es tu Palabra”. Juan 17:17 Y también dijo a sus discípulos: “llega la hora, ya estamos en ella, en que los adoradores verdaderos adorarán al Padre en espíritu y con verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren”. Juan 4:23

Nunca olvidemos que incluso pequeñísimas cantidades de contaminación pueden tener consecuencias funestas aunque los efectos tarden años en notarse. Y lo mismo puede decirse de la contaminación espiritual. Shridath Ramphal, presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y sus Recursos, dijo: “El agua sucia se ha convertido en el asesino más peligroso del mundo. Al menos veinticinco mil personas mueren todos los días como resultado de su uso”. Esto es una cosa terrible, pero en este mundo, todos los hombres nacen para morir, por este motivo, Jesús aconsejó a quienes ponen fe en las promesas de Dios “… os digo, amigos míos, que no temáis a los que matan el cuerpo y después no puede hacer más. Pero yo os enseñaré a quién temer: temed a aquel que después de haber quitado la vida, tiene el poder de echarla en el Gehenna. Os digo esto: temedle a él”. Lucas 12:4..5

Hace falta valentía para abandonar y dejar de participar en las tradiciones y creencias profesadas durante años. Por esto, si te das cuenta de que están en conflicto con la verdad ¿Tendrás el valor de hacerlo? Si escuchas las advertencias de la Escritura no lo dudarás. Lo que está en juego es demasiado importante. Recuerda estas palabras de Jesús: “El que es fiel en lo mínimo, lo es también en lo mucho; y el que es injusto en lo mínimo, también lo es en lo mucho”.
Lucas 16:10