E-MAIL

Doctrina
Articulos
Biblia y Arqueología


 

El Nombre de Dios

 

Jesús dijo en oración a su Padre: «He dado a conocer tu nombrey lo daré a conocer». (Juan 17:26)

Cuando el Creador se dirigió a Moisés por medio de un ángel, se dio a sí mismo un nombre que ha sido sistemáticamente sustituido por la palabra «Dios», o por la de «Señor», que se aplica también a Jesús, creando confusión.

 

En los antiguos manuscritos, el nombre de Dios se lee de derecha a izquierda y se escribe con cuatro consonantes hebreas: יהוה (YHUH), cuatro letras que se conocen como Tetragramatón. Basándonos en la pronunciación que se conserva en muchos nombres teóforos hebreos (nombres que contienen el tetragrama), como el de Yahushua, que significa «Yahúh salva», o Yahúkin, que significa «Yahúh fortalece», transcribimos como Yahúh el nombre que Dios se dio a sí mismo ante Moisés, una dicción que coincide con la de los nombres teóforos de las listas de deportados hebreos, llegadas hasta nosotros en algunas tabletas asirio babilónicas de escritura cuneiforme, con un alfabeto silábico que da a conocer su pronunciación.

 

Cuando en el siglo segundo de nuestra era, Clemente Alejandrino transcribió al alfabeto griego el nombre de Dios que se halla en la Escritura, lo escribió «Ιαου» (IAOU) (Stromata V, 6, 34), que se lee Yahúh, puesto que el diptongo griego «OU» se lee «U», lo mismo que en francés.

Por otro lado, esta es también la pronunciación correcta propuesta por algunos conocidos historiadores, como el abad Giuseppe Ricciotti, arqueólogo italiano estudioso de las Escrituras. (Historia de Israel; Luis Miracle Editor; ed.1947)